Twitter: ¿me sigues?

En los últimos años, Twitter es una de las redes sociales que más ha crecido. En España, por ejemplo, su uso ha pasado del 29% al 51%. El éxito de Twitter se basa, por un lado, en que ofrece inmediatez y dinamismo: puedes hablar de tú a tú con los ‘famosetes’ de turno, y por tanto, todo el mundo está al mismo nivel. Por otro, es democrática, todo el mundo dice su opinión y todas son válidas, seas un personaje conocido o no.
De todas formas, hay algunos puntos que deberías tener en cuenta, tanto si te inicias en esta red social como si ya llevas tiempo en ella:
 
1 – En Twitter, normalmente, no está la solución a tus problemas, ya sean personales o laborales. Puedes explicar todo lo que quieras, pero sin saturar al personal. Es mejor dosificar la información.
 
2 – No me sigue tanta gente como me gustaría. A veces nuestra vanidad hace que cuantos más followers tengamos, mejor nos sintamos. Alguien que deja de seguirnos es, como poco, una ofensa. No te rebotes y piensa que seguramente no estás usando la herramienta de forma adecuada. Revisa tus últimos mensajes: o estás saturando al personal de información no útil o a lo mejor no has tuiteado desde hace tiempo. 
 
3 – No entres al trapo en público. A pesar de tener razón en alguna trifulca que pudiera suscitarse, un tuit ofensivo no es una buena práctica. Usa los mensajes personales (MP) para solucionar y/o llamar la atención si algo te molesta. Normalmente se solucionan estos casos, ya que suelen ser malentendidos. 
 
4 – No te enganches. Twitter es una herramienta y como tal hay que usarla. No es necesario que lo consultes cada minuto.
 
5 – El efecto altavoz. Se vinculas tu cuenta de Twitter con alguna otra aplicación, como Facebook o tu blog personal, deberás ser consciente que ese tuit está llegando a toda tu lista de contactos/visitas allí. Antes de enviar un mensaje piensa en la cantidad de gente que lo podrá leer.
6 – Pedir a Twitter más de 140 caracteres por mensaje. Si te ha pasado esto, quizás deberías abrir un blog o usar alguna herramienta de chat.
 
7 – Cuida la ortografía y/o la gramática. Dice poco de ti, sobre todo a los contactos que no te conocen personalmente, un tuit mal escrito, con faltas de ortografía y/o gramaticales. Un tuit no es un SMS, aunque se parezca en el tamaño. Intenta aprovechar bien los 140 caracteres, hay suficiente para expresar una idea completa, una micro-historia, sin ahorrar en caracteres como en los móviles (que, mejor que q). Si te hacen falta dos mensajes seguidos, no pasa nada, pero piénsalo antes e incluso tenlos pre-escritos, de modo que en el timeline aparezcan seguidos y no se pierda el hilo.
 
Enlaces de interés:
 
¡Anímate y hazte una cuenta de twitter!